JACULATORIA AL ETERNO PADRE

 

 ¡Oh Padre Eterno! yo os ofrezco la preciosísima Sangre de Jesucristo, en expiación de mis pecados, y por las necesidades de la Santa Iglesia.

 

**Pío VII, con Rescripto de 22 de marzo de 1817, concedió para siempre 100 días de indulgencia por cada vez que se rece dicha jaculatoria. (Indulgencia parcial)

CONSAGRACIÓN A LA PRECIOSÍSIMA SANGRE DE JESUCRISTO

(Por favor rezar diariamente y meditando).


Consiente y Misericordioso Salvador, en mi insignificancia y Tu sublimidad, yo me postro ante Tus pies y Te agradezco por todas las pruebas de tu gracia mostradas a mi, tu desagradecida criatura. Yo te agradezco especialmente por salvarme mediante Tu Preciosa Sangre, del poder destructor de satanás

. En presencia de mi querida Madre María, mi ángel de la guarda, mi santo patrono y de toda la compañía del paraíso, me dedico voluntariamente, con un corazón sincero. oh, queridísimo Jesús, a tu Preciosa Sangre por medio de la cual redimiste al mundo del pecado, la muerte y el infierno.

 

Yo te prometo que con la ayuda de tu gracia y con mi más grande fortaleza, promulgaré y creceré en la devoción a Tu Preciosa Sangre, el precio de nuestra redención de manera que Tu Adorable Sangre sea honrada y glorificada por todos.

 

De esta manera, yo deseo hacer reparación por mi deslealtad hacia Tu Preciosa Sangre de Amor, y recompensarte por las muchas profanaciones que los hombres cometen en contra del Precioso Precio de su salvación. Ojala que mis propios pecados, mi frialdad y todos los actos irrespetuosos que he cometido en contra de tu Santa y Preciosa Sangre puedan ser borrados.

 

Contempla oh, querido Jesús, te ofrezco el amor, honor y adoración, que tu Santísima Madre, tus fieles discípulos y que todos los santos han ofrecido a tu Preciosa Sangre. Te pido que olvides mi falta de fe y frialdad del pasado y que perdones a todos los que te ofenden. Rocíame, oh Divino Salvador, y a todos los hombres con tu Preciosa Sangre, de manera que nosotros, oh amor crucificado, te amemos de ahora en adelante con todos nuestros corazones, y que merecedoramente honremos el precio de nuestra salvación. Amén.

II. El Rosario de la Preciosa Sangre

 

Este le fue enseñado a Bernabé después de haber presenciado toda la Pasión de Nuestro Señor, desde Getsemaní hasta la Resurrección. Jesús se le apareció, y le entregó un rosario para honrar la Preciosa Sangre. Este rosario estaba confeccionado como los demás rosarios, excepto que en vez de diez cuentas, tenía doce cuentas rojas, y las cuentas que las separaban eran blancas. El Rosario, para ser rezado inmediatamente después del Santo Rosario a la Virgen, consiste en cinco misterios relacionados con las cinco Llagas de Cristo.

Forma de Rezarlo

En la Cruz - En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén. 

 

Oración al Espíritu Santo. 

Ven, Espíritu Santo, llena los corazones de Tus fieles, y enciende en ellos el fuego de Tu amor. Envía Tu Espíritu y todo será creado. Y renovarás la faz de la tierra. 

 

Oremos:

Oh Dios, que instruiste los corazones de Tus fieles con la luz del Espíritu Santo, concédenos que animados y guiados por este mismo Espíritu, aprendamos a obrar rectamente siempre, y gocemos de la dulzura del Bien y de Sus divinos consuelos. 

Por Cristo Nuestro Señor. Así sea. 

 

CREDO:

Creo en Dios Padre todopoderoso,

Creador del cielo y de la tierra.

Creo en Jesucristo,

su único Hijo, nuestro Señor;

que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo,

nació de María Virgen;

padeció bajo el poder de Poncio Pilato,

fue crucificado, muerto y sepultado;

descendió a los infiernos,

al tercer día resucitó de entre los muertos;

subió a los cielos y está sentado a la Diestra de Dios Padre;

desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos.

Creo en el Espíritu Santo;

la santa iglesia católica,

la comunión de los santos;

el perdón de los pecados;

la resurrección de los muertos;

y la vida eterna.

Amén.

 

(inclinando la cabeza) 

 

¡Que la Preciosa Sangre que brota de la Sagrada Cabeza de Nuestro Señor Jesucristo, Templo de la Divina Sabiduría, Tabernáculo del Divino Conocimiento, y Luz del Cielo y de la tierra, nos cubra ahora y siempre! 

Amén. 

 

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo! 

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús! 

 

En la cuenta blanca: Padre Nuestro... 

En las tres cuentas rojas: Ave María... (3 veces), Gloria al Padre... 

En la cuenta blanca: (inclinando la cabeza) 

 

¡Que la Preciosa Sangre que brota de la Sagrada Cabeza de Nuestro Señor Jesucristo, Templo de la Divina Sabiduría, Tabernáculo del Divino Conocimiento, y Luz del Cielo y de la tierra, nos cubra ahora y siempre! Amén. 

 

PRIMER MISTERIO: La Mano derecha de Nuestro Señor Jesús, es clavada. 

 

(pausa para breve meditación) 

 

Oración: ¡Por la Preciosa Llaga de Tu Mano derecha, y por el dolor causado por el clavo que la atravesó, la Preciosa Sangre que brota de ella, salve a los pecadores del mundo entero y convierta muchas almas! Amén. 

 

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo! 

R: ¡Sana las Heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús!

Padre Nuestro... Ave María. 

En las 12 cuentas rojas: 

L: ¡Sangre Preciosa de Jesucristo! 

R: ¡Sálvanos a nosotros y al mundo entero! 

Gloria al Padre... 

En la cuenta blanca: (inclinando la cabeza) 

¡Que la Preciosa Sangre que brota de la Sagrada Cabeza de Nuestro Señor Jesucristo, Templo de la Divina Sabiduría, Tabernáculo del Divino Conocimiento, y Luz del Cielo y de la tierra, nos cubra ahora y siempre. Amén. 

 

SEGUNDO MISTERIO: La Mano izquierda de Nuestro Señor Jesús es clavada. 

 

(pausa para breve meditación) 

 

Oración: ¡Por la Preciosa Llaga de Tu Mano izquierda, y por el dolor causado por el clavo que la atravesó, la Preciosa Sangre que brota de ella, salve almas del purgatorio y proteja a los moribundos de los ataques de los espíritus infernales! Amén 

 

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo! 

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús! 

Padre Nuestro -Ave María 

En las 12 cuentas rojas: 

L: ¡Sangre Preciosa de Jesucristo! 

R: ¡Sálvanos a nosotros y al mundo entero! 

Gloria al Padre... 

En la cuenta blanca: (inclinando la cabeza) 

¡Que la Preciosa Sangre que brota de la Sagrada Cabeza de Nuestro Señor Jesucristo, Templo de la Divina Sabiduría, Tabernáculo del Divino Conocimiento, y Luz del Cielo y de la tierra, nos cubra ahora y siempre! Amén. 

 

TERCER MISTERIO: El pie derecho de Nuestro Señor Jesús es clavado. 

 

(pausa para breve meditación) 

 

Oración: ¡Por la Preciosa Llaga de Tu Pie derecho y por el dolor causado por el clavo que lo atravesó, la Preciosa Sangre que brota de ella, cubra los cimientos de la Iglesia Católica contra los planes del reino oculto y los hombres malignos!. Amén.

 

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo! 

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús! 

Padre Nuestro -Ave María 

En las 12 cuentas rojas: 

L: ¡Sangre Preciosa de Jesucristo! 

R: ¡Sálvanos a nosotros y al mundo entero!

Gloria al Padre... 

En la cuenta blanca: (inclinando la cabeza) 

¡Que la Preciosa Sangre que brota de la Sagrada Cabeza de Nuestro Señor Jesucristo, Templo de la Divina Sabiduría, Tabernáculo del Divino Conocimiento, y Luz del Cielo y de la tierra, nos cubra ahora y siempre! Amén. 

 

CUARTO MISTERIO: El Pie izquierdo de Nuestro Señor Jesús es clavado. 

 

(pausa para breve meditación) 

 

Oración: ¡Por la Preciosa Llaga de Tu Pie izquierdo, y por el dolor causado por el clavo que lo atravesó, la Preciosa Sangre que brota de ella nos proteja en todos nuestros caminos de los planes y ataques de los espíritus malignos y sus agentes! Amén. 

 

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo! 

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús! 

Padre Nuestro -Ave María 

En las 12 cuentas rojas: 

L: ¡Sangre Preciosa de Jesucristo! 

R: ¡Sálvanos a nosotros y al mundo entero! 

Gloria al Padre... 

En la cuenta blanca: (inclinando la cabeza) 

¡Que la Preciosa Sangre que brota de la Sagrada Cabeza de Nuestro Señor Jesucristo, Templo de la Divina Sabiduría, Tabernáculo del Divino Conocimiento, Luz del Cielo y de la tierra, nos cubra ahora y siempre! Amén. 

 

QUINTO MISTERIO: El Sagrado Costado de Nuestro Señor Jesús es traspasado. 

 

(pausa para breve meditación) 

 

Oración: !Por la Preciosa Llaga de Tu Sagrado Costado, y por el dolor causado por la lanza que lo traspasó, la Preciosa Sangre y Agua que brotan de ella, sane a los enfermos, resucite a los muertos, solucione nuestros problemas presentes, y nos enseñe el camino hacia Nuestro Dios para la Gloria eterna! Amén

 

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo! 

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús! 

Padre Nuestro -Ave María 

En las 12 cuentas rojas: 

L: ¡Sangre Preciosa de Jesucristo! 

R: ¡Sálvanos a nosotros y al mundo entero! 

Gloria al Padre… 

En la cuenta blanca: (inclinando la cabeza) 

¡Que la Preciosa Sangre que brota de la 'Sagrada Cabeza de Nuestro Señor Jesucristo, Templo de la Divina Sabiduría, Tabernáculo del Divino Conocimiento, Luz del Cielo y de la tierra, nos cubra ahora y siempre! Amén. 

 

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo! 

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús! ( 3 veces ) 

La Salve: Dios te salve Reina y Madre... 

 

Oremos 

Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo, te honramos, te alabamos y te adoramos por Tu obra de eterna alianza que trae paz a la humanidad. Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús. Consuela al Padre Todopoderoso en Su trono, y lava los pecados del mundo entero. Que todos te reverencien, oh Preciosa Sangre, ten misericordia. Amén. 

 

Sacratísimo Corazón de Jesús Ten misericordia de nosotros 

Inmaculado Corazón de María Ruega por nosotros 

San José, esposo de María Ruega por nosotros 

Santos Pedro y Pablo Rueguen por nosotros 

San Juan al pie de la Cruz Ruega por nosotros 

Santa María Magdalena Ruega por nosotros 

Todos los guerreros de oración e intercesores del Cielo Rueguen por nosotros 

Todos los grandes Santos de Nuestro Señor Rueguen por nosotros 

Todas las huestes celestiales Legión Angélica de María Rueguen por nosotros

 

LETANÍAS DE LA PRECIOSA SANGRE DE JESUCRISTO 

 

Señor ten piedad de nosotros - Señor ten piedad de nosotros! 

Cristo ten piedad de nosotros - Cristo ten piedad de nosotros! 

Señor ten piedad de nosotros - Señor ten piedad de nosotros! 

Cristo, escúchanos! - Cristo escúchanos benignamente! 

Dios Padre Celestial, ten piedad de nosotros! 

Dios Hijo Redentor del mundo, ten piedad de nosotros! 

Dios Espíritu Santo, ten piedad de nosotros! 

Santísima Trinidad, un solo Dios, ten piedad de nosotros! 

 

L: ¡OH PRECIOSÍSIMA SANGRE DE JESUCRISTO, SANGRE DE SALVACIÓN! 

R: SÁLVANOS A NOSOTROS Y AL MUNDO ENTERO! 

 

Océano de la Sangre de Jesucristo, ¡libéranos! 

Sangre de Jesucristo llena de santidad y compasión, ¡libéranos! 

Sangre Preciosa de Jesucristo, nuestra fortaleza y poder, ¡libéranos! 

Sangre Preciosa de Jesucristo, alianza eterna, ¡libéranos! 

Sangre Preciosa de Jesucristo, fundamento de la fe cristiana, ¡libéranos! 

Sangre Preciosa de Jesucristo, armadura de Dios, ¡libéranos! 

Sangre Preciosa de Jesucristo, Divina caridad, ¡libéranos! 

Sangre Preciosa de Jesucristo, flagelo de los demonios, ¡libéranos! 

Sangre Preciosa de Jesucristo, auxilio de los que están atados, ¡libéranos! 

Sangre Preciosa de Jesucristo, Sagrado Vino, ¡libéranos! 

Sangre Preciosa de Jesucristo, Poder de los cristianos, ¡libéranos! 

Sangre Preciosa de Jesucristo, defensora de la fortaleza católica ¡libéranos! 

Sangre Preciosa de Jesucristo, verdadera fe cristiana, ¡libéranos! 

 

SANGRE PRECIOSA DE JESUCRISTO, SANGRE SANADORA, ¡SÁLVANOS! 

Sangre Preciosa de Jesucristo, Sangre ungidora, ¡sálvanos! 

Sangre Preciosa de Jesucristo, fortaleza de los hijos de Dios, ¡sálvanos! 

Sangre Preciosa de Jesucristo, comandante de los guerreros cristianos, ¡sálvanos! 

Sangre Preciosa de Jesucristo, Sangre de Resurrección ¡sálvanos! 

Sangre Preciosa de Jesucristo, bebida de los Ángeles del Cielo, ¡sálvanos! 

Sangre Preciosa de Jesucristo, consuelo de Dios Padre, ¡sálvanos! 

Sangre Preciosa de Jesucristo, poder del Espíritu Santo, ¡sálvanos! 

Sangre Preciosa de Jesucristo, circuncisión de los gentiles, ¡sálvanos! 

Sangre Preciosa de Jesucristo, paz del mundo, ¡sálvanos! 

Sangre Preciosa de Jesucristo, luz del Cielo y de la tierra, ¡sálvanos! 

Sangre Preciosa de Jesucristo, arcoiris en el Cielo, ¡sálvanos! 

Sangre Preciosa de Jesucristo, esperanza de los niños inocentes, ¡sálvanos!

Sangre Preciosa de Jesucristo, Palabra de Dios en nuestros corazones, ¡sálvanos! 

Sangre Preciosa de Jesucristo, arma celestial, ¡sálvanos! 

Sangre Preciosa de Jesucristo, Divina Sabiduría, ¡sálvanos! 

Sangre Preciosa de Jesucristo, cimiento del mundo, ¡sálvanos! 

Sangre Preciosa de Jesucristo, Misericordia del Padre, ¡sálvanos! 

 

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo! 

R: ¡Lava los pecados del mundo! 

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo! 

R: ¡Purifica el mundo! 

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo! 

R: ¡Enséñanos como consolar a Jesús! 

 

ORACIÓN 

Oh Sangre Preciosa, salvación nuestra, creemos, esperamos y confiamos en Ti. Libera a todos los que están en las manos de los espíritus infernales, te suplicamos. 

 

Protege a los moribundos de las obras de los espíritus malignos y acógelos en la gloria eterna. Ten misericordia del mundo entero, y fortalécenos para adorar y consolar al Sagrado Corazón de Jesús. Te adoramos, oh Preciosa Sangre de misericordia. Amén 

 

¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo, sana las Heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús! (tres veces) 

 

*Nota: En el Diario de Santa Faustina, leemos la explicación que le dio Jesús Misericordioso sobre los rayos de Su Imagen Ambos rayos brotaron de las entrañas más profundas de Mi Misericordia, cuando Mi Corazón Agonizante fue abierto por la lanza estando Yo en la Cruz". (Diario 299)

 

 

Nota: Al final de cada década del Rosario a la Sangre Preciosa, se reza: "Que la Preciosa Sangre que brota..." sin embargo, en las plegarias de adoración se dice: "Que la Preciosísima Sangre que brota". Esto es lo que el vidente vio y grabó. En el Rosario, una inclinación de cabeza es suficiente, pero en la Adoración, la frente toca el suelo, si el devoto puede convenientemente hacerlo.